Buenos Aires, Argentina
  ¿Qué hacemos?
Asistencia
Emergencia socio-económica
Emergencias naturales
Promoción Humana
Formación
Educación
Incidencia
Comunicación
Acciones de Asistencia


Emergencia en Santa Fe - 29 de abril de 2003

Debido a fuertes lluvias en algunas zonas de Santiago del Estero y norte de Santa Fe, que provocaron el desborde del Río Salado, fueron afectadas localidades del centro y norte de la provincia de Santa Fe (como Rafaela y Reconquista), pero principalmente la propia ciudad de Santa Fe.

En el pico máximo de la situación de emergencia, en Santa Fe hubo 69.299 personas evacuadas en 290 centros, y adicionalmente unas 70.000 personas en carácter de autoevacuados. Lamentablemente se comprobó la existencia de 28 muertos.

Caritas Santa Fe tuvo a cargo 42 centros de evacuados, asistiendo a más de 20.000 personas. Además, se asistió a las familias autoevacuadas.

Con el objetivo de que la ayuda derivada a Santa Fe sea la adecuada y en la cantidad y tiempos necesarios, Caritas Nacional se constituyó como servicio coordinador y logístico de necesidades y donaciones entre las diócesis de todo el país (Diócesis Afectadas/Diócesis Solidarias). Para ello, se organizó un sistema de 6 depósitos regionales (Santiago del Estero, San Francisco, Paraná, San Nicolás, Bahía Blanca, San Cayetano de Buenos Aires) para la clasificación previa de las donaciones de acuerdo a las demandas.

Además, se asumieron tareas de gestión de donaciones ante la sociedad y las empresas.

Testimonio de Cáritas Santa Fe
Experiencias de las Cáritas Solidarias


El agradecimiento de la Cáritas diocesana

Les acercamos nuestro sincero agradecimiento por todo lo que han realizado en beneficio de nuestros hermanos afectados por la catástrofe hídrica del Río Salado, iniciada el 29 de Abril de 2003.

Ante la desesperación y las ganas de superar dolores en los primeros días nos costó coordinar. Sin embargo, pudimos reordenar las entregas con mayor eficacia y cuidado, acorde a las necesidades de cada zona.

Ciertamente el trabajo de acompañar a las familias perjudicadas no termina aquí, pronosticamos dos o tres años más. En consecuencia, aparecen nuevas demandas para las rehabilitaciones es decir para aquellas pequeñas construcciones. Y también surgen necesidades para refaccionar las viviendas afectadas. Tanto para una como para otra acción, estamos coordinando el trabajo con el equipo parroquial, quien nos hace llegar las fichas de relevamiento situacional a partir del cual visitamos a las familias y junto a técnicos profesionales, determinamos el qué y el cómo debe realizarse la obra. Asimismo, contamos con el Proyecto de Vivienda, el cual se comenzó a ejecutar antes de la catástrofe y debió ser fortalecido.

Por eso queremos nuevamente decirles gracias por el acompañamiento tanto físico como espiritual: desde la oración, que se hizo sentir, las palabras de aliento, hasta el gesto concreto de cada una de las comunidades. Les pedimos que nos sigan acompañando, que recen por los afectados, por los que siguen trabajando y por todos aquellos que hacen que de a poco Santa Fe siga caminando.

Que Él y María Santísima premie vuestros esfuerzos y desvelos, en beneficio de nuestros Hermanos desposeídos.
Cáritas Santa Fe, Agosto de 2003


Experiencias de las Cáritas Solidarias

Cáritas Solidaria de San Francisco
Cáritas Merlo Moreno. Una comunidad fabricó camas para Santa Fe

Cáritas Solidaria de San Francisco
Cuando empezó la emergencia, armamos una red en toda la diócesis pensando exclusivamente en ayudar a Santa Fe. Entonces, cada Cáritas parroquial, conforme a la realidad local, y en algunos casos en comunidad con la municipalidad, con otras entidades, o solas, fueron administrando sus propias campañas y remitiendo todo lo que iban recibiendo a nuestra sede diocesana.

Lo que pasó es que nos cambió la realidad ante el pedido expreso de Cáritas Nacional para ver si podíamos actuar como "Cáritas soporte" o de auxilio a Cáritas Santa Fe. Es decir, recibir en nuestra Cáritas todos los envíos que se harían desde la región Centro, Cuyo y algo de la provincia de Buenos Aires. El objetivo era amortiguar un poco la llegada de mercaderías a Santa Fe, sobre todo teniendo en cuenta los problemas que habían surgido en el puente de ingreso a la zona afectada.

Las primeras reuniones
Hicimos una reunión entre todos los voluntarios que se habían incorporado a las distintas áreas. Éramos alrededor de 20 o 25 personas, y dijimos: "bueno, tenemos esta emergencia, este desafío". Conseguimos una empresa de la ciudad, que desinteresadamente nos prestó un local en comodato gratuito y enseguida le respondimos a la Cáritas Nacional que estábamos en condiciones de actuar como Cáritas solidaria para esta tarea específica.

Manos a la obra
En esas horas decisivas se consiguieron transportes para la mercadería, tablones, un equipo de computación, dos teléfonos celulares, comida para los voluntarios. Hablamos con los colegios católicos y no confesionales para armar guardias diarias y también lo hicimos con los boy scouts.

Solidaridad hecha acción
Lo que a nosotros nos llamó la atención y no dejó de sorprendernos es la respuesta de solidaridad de la gente, sobre todo la forma desinteresada que los chicos, jóvenes y vecinos del lugar, gente que quizás no estaba vinculada con ningún movimiento de Iglesia o parroquial, se prestó desinteresadamente a trabajar, a colaborar y a prestar su esfuerzo por horas. En un momento pensamos: "mucha solidaridad...da miedo defraudar a la gente". Pero la respuesta a ese pensamiento fue: después el desafío de aquí al futuro es encausar esta enorme solidaridad para transformar la realidad.
Jorge Panero - Director diocesano

Cáritas Merlo Moreno
Una comunidad fabricó camas para Santa Fe

Con la idea de organizar la solidaridad y buscando fundamentalmente dar respuestas a la necesidad de los hermanos de Santa Fe, la comunidad parroquial de la Iglesia Cristo del Perdón, ubicada en La Reja, diócesis de Merlo Moreno se planteó fabricar camas para ser enviadas a los inundados.

En principio la comunidad de la zona comenzó a donar todo tipo de insumos para el hogar pero luego se invitó a la gente que quería colaborar a sumar su compromiso al proyecto de fabricación de las camas. "Han donado muchos colchones para Santa Fe y no hay camas", dijo el Padre Gabriel Barba.

"Se unieron pobres, ricos, de todos los estratos y cada uno puso lo suyo. Algunos plata, otros mano de obra, todos pusimos algo... unimos puntos en un proyecto común", agregó el padre al referirse a esta comunidad solidaria del tercer cordón del Conurbano Bonaerense, una de las zonas con mayor índice de pobreza y desempleo.

El sacerdote, junto a los alumnos de carpintería del Taller de Formación Profesional Nº 402 del Obispado Merlo Moreno, guiados por el profesor Rubén Verdura, diseñaron y pusieron en marcha este proyecto.

Incontables fueron las manos que se sumaron. Un leñero de la zona que viaja con regularidad a Santa Fe prestó su servicio de flete. Los dueños de un aserradero local que ofrecieron las maderas al costo, los jóvenes de la parroquia que le dan terminación a las camas, una bulonera donó sus insumos, las hermanas de la capilla Cristo Obrero, quienes no sólo acompañan al grupo, sino que promovieron su conformación.

Esta experiencia no sólo se materializa en las camas que ya fueron entregadas y otras tantas que están realizando, sino también en la emoción y la responsabilidad de un verdadero trabajo en equipo: "pensamos que justo vino esta oportunidad y no podíamos desaprovecharla, dar una mano a aquellos que también les hace falta. Es un granito de arena que estamos dando, pero un granito de arena sumados a otro, hacen una montaña", cuentan los alumnos del taller. Lo importante también es "la solidaridad, los momentos que vos das. Trabajar y cortar esa madera es diferente porque sabes que vas ayudar a otro".

Para los alumnos esta oportunidad de ayudar es un gesto doble ya que pueden poner al servicio de los demás el oficio de carpintería que están aprendiendo. "Nos vino bien, porque fue una posibilidad de practicar sobre cosas concretas y además poner en práctica la solidaridad, el amor, el encuentro con el otro", cuenta el profesor. Es aquí donde se ve reflejada aquella idea con la que partió la comunidad parroquial, de unir puntas y fortalecer los lazos solidarios que ayuden "con lo necesario a quienes más lo necesitan".

Gestos inolvidables
"El viernes 15 de agosto, día de la Asunción de la Virgen, llegó un camión con la madera. Como ese día no hubo actividades, no teníamos a quien avisarle para que nos ayudara. Junto con las hermanas empezamos a bajarla. Entonces, la gente que pasaba comenzó a ayudarnos. Lo sorprendente es que en un momento determinado éramos como veinte personas bajando las maderas para ayudar a Santa Fe", compartió el profesor.

 

   
Experiencia de Puerto Iguazú
Experiencia en Santa Fe
Otras experiencias





 
  ¿Quiénes somos? | ¿Qué hacemos? | ¿Con qué lo hacemos? | Información | Contáctenos | Colabore Aquí | Mapa del sitio
inicio