Inundaciones: Cáritas rinde cuentas de lo actuado y recaudado

La ayuda que más ayuda es aquella que se organiza

Cáritas Argentina informa a toda la comunidad el trabajo realizado en conjunto con las Cáritas Diocesanas del país y agradece la generosidad de cada donante de la sociedad, organismos y empresas, que aportaron un total de $ 2.833.114,52.-

Desde el mes de enero, las lluvias caídas en todo el territorio de la Argentina, en especial en las regiones del NEA, NOA y Litoral, provocaron el anegamiento de muchas comunidades y pérdidas cuantiosas en siembras y animales. Se afectaron viviendas y se perdieron bienes materiales y medios de vida en distintas localidades de las diócesis de Rafaela, Reconquista y Rosario (Santa Fe), Corrientes, Goya y Santo Tomé (Corrientes), Paraná, Concordia y Gualeguaychú (Entre Ríos), Tucumán, Añatuya (Santiago del Estero), Orán (Salta), San Roque, Resistencia (Chaco) y Merlo-Moreno (Buenos Aires), entre otras.

Durante este periodo se estima que cerca de 25.000 personas fueron afectadas de alguna manera, registrándose más de 5.000 evacuados en las instancias más críticas. Desde el primer momento de la emergencia, Cáritas estuvo presente y facilitó la compra de alimentos, agua, elementos de limpieza, pañales y artículos de primera necesidad.

Los voluntarios de Cáritas estuvieron acompañando y distribuyendo las donaciones a los afectados, articulando acciones con organizaciones de la sociedad civil y del estado. A modo de ejemplo durante la emergencia, se acompañaron a 591 familias afectadas en Reconquista, 797 familias en Corrientes y a 254 familias evacuadas de Añatuya.

 

Algunos testimonios de nuestros voluntarios

Desde Concepción, en Corrientes, Elba Correa de Cáritas Santa Rosa nos informó que: “Trabajamos en conjunto con Defensa Civil y la Cáritas actuó a través de un grupo de jóvenes misioneros y otras instituciones como los bomberos. Junto a la municipalidad hicimos 18 ollas populares y le llevábamos la comida a la gente en lancha, junto a los bomberos, porque no querían evacuar sus casas. Se subían arriba de los techos con las pocas cosas que pudieron salvar del agua. Muchos perdieron heladeras, cocinas, todo lo material”.

“Sentí una gran desolación en la gente que perdió todo, la situación fue muy crítica porque tuvimos el agua hasta la cintura  y tuvimos desbordes cloacales, pero Cáritas estaba ahí, y la gente se dio cuenta que Cáritas estuvo presente en esa situación, ayudando en todo”, agrega.

“Siempre me enseñaron que en la Iglesia somos jugadores de un equipo donde el jefe es Dios. Por eso cuando surge una situación como esta, vos tenés que ponerte la camiseta y jugártela por el otro”, finaliza, Elba.

Por su parte, desde 9 de Julio en Santa Fe, Osvaldo González, de la Parroquia Santa Juana Francisca de Chantal de Villa Minetti, nos describe: “Es un zona donde nunca llueve y en este caso cayeron entre 800 – 900 mm en menos de un mes”, además, destaca que “estamos `debajo´ de Santiago del Estero, que está más alto y el agua de Santiago se viene derecho a Villa Minetti”.

Osvaldo, que trabaja en una asociación para el desarrollo rural, es secretario de la parroquia y voluntario de Cáritas, explica que “el problema fue que se rompió una defensa y entró el agua al pueblo, al 80 % de la población le entró agua a las casas y la zona rural quedó bajo el agua, se ha perdido casi toda la cosecha gruesa (soja, maíz y algodón) y se produjeron pérdidas casi totales en animales”, agrega.

“Hubo más de 170 evacuados que fueron a distintos centros, a ellos se suman los autoevacuados que fueron a las casas de los familiares y que no fueron registrados. Cáritas se ocupó de las donaciones y entregas. La comuna se ocupó de los alimentos, otro grupo organizó la cocina de los evacuados y otro se encargó de la distribución de bolsas de arena para el muro de contención y para las puertas de las casas”, nos cuenta.

“Acá había que enfrentar la situación y poner el cuerpo, pero toda la población se sumó a este terrible desafío que es ver con tristeza a tu pueblo lleno de agua. Uno lo hace por una convicción, por compromiso con la gente”, finaliza.

Hoy, Cáritas Argentina sigue trabajando junto a las comunidades afectadas para animarlas a preparar proyectos de rehabilitación y reconstrucción. Es una tarea de largo plazo que implica alimentar y sostener a las familias en el trabajo de la vuelta a casa, recuperar y reparar viviendas afectadas por las inundaciones y reponer elementos de trabajo, entre otras actividades.

Cáritas agradece profundamente a toda la sociedad por la invalorable y generosa colaboración y los invita a seguir donando para que nuestros hermanos afectados puedan normalizar sus vidas.

 

Para seguir donando: 

-Cuenta bancaria de emergencia:

Banco Nación Argentina

Bartolomé Mitre 326

Cuenta Corriente Banco Nación Nº 35869/51 – Sucursal Plaza de Mayo 0085

CBU 01105995-20000035869519

A nombre de: Cáritas Argentina Emergencia

CUIT 30-51731290-4

-Cupón para donar vía web por tarjeta de débito o crédito.

https://www.caritas.org.ar/donaciones-emergencia/

-Número telefónico: 0810–222–74827 (de lunes a viernes, de 9 a 17 horas)

 


 

Para consultas de PRENSA: comunicaciones@caritas.org.ar

Tel: 011 – 6091-0349

De lunes a viernes de 10 a 17 h