“Recibir la vida como viene”

Para dar una respuesta pastoral y comunitaria al problema de las adicciones, Cáritas Argentina, junto a los Hogares de Cristo y la Pastoral de Drogadependencia, trabajan en conjunto a fin de tejer redes de acompañamiento y contención.

El pasado 9 y 10 de marzo, unos 2.000 participantes de esta iniciativa se reencontraron como todos los años en Luján, Buenos Aires, para compartir experiencias y celebrar juntos los 11 años de vida de los Hogares de Cristo. El lema de este año es “Recibir la vida como viene”, inspirado en el espíritu que propuso el entonces Cardenal Bergoglio, cuando inauguró el primer Hogar de Cristo en la Villa de Caacupé (en la Capital Federal) allá por 2008.

En este encuentro, se buscó reflejar el espíritu del lema a través de distintas expresiones artísticas que prepararon y compartieron los representantes de los Centros Barriales y los Hogares de Cristo. Así, hubo un salón con exposición de fotos y muestras de arte y poesía. Otros espacios estuvieron destinados al teatro y el cine, a la música y a la danza. Y hubo también una feria con exposición de productos y artesanías, que se elaboran en las distintas comunidades.

Fue un encuentro abierto, en el que participaron todos quienes, de una manera u otra, forman parte de esta red: desde profesionales y operadores hasta jóvenes que son acompañados por los centros de todo el país. Juntos representaban a más de 100 Centros y Hogares, procedentes de distintas provincias como Jujuy, Salta, Tucumán, Mendoza, Gualeguaychú, Santa Fe, Buenos Aires, Neuquén, Río Negro o Río Gallegos, por sólo nombrar algunas.

Pablo Vidal, integrante del Área de Abordaje Pastoral y Comunitario de las Adicciones de Cáritas Argentina, explica que “estos encuentros son los más importantes que tenemos, porque están abiertos a todos, y realmente se vive el espíritu de los Hogares y los Centros. Dentro de la realidad en la que trabajamos, que siempre es dolorosa, al mismo tiempo se celebra, se festeja, hay alegría y hay esperanza”.

Y agrega Pablo que, “es un encuentro donde alimentamos fuertemente el espíritu para todo el año, para seguir trabajando, para seguir animándonos. Como la Alegría del Evangelio de la que habla el Papa Francisco: ahí se vive esa alegría. En medio del caos, del dolor y de la muerte que genera el consumo, vivimos la alegría de estar dando todo, alegría por todo lo que damos y lo que compartimos”.

Nuevas publicaciones

El domingo, el encuentro tuvo como centro la misa, celebrada en el Santuario de Nuestra Señora de Luján, que fue presidida por Mons. García Cuerva, un obispo que ha trabajado pastoralmente con personas y comunidades en situación de vulnerabilidad y conoce muy bien las realidades que viven.

En el marco de la misa se presentaron dos nuevas publicaciones para acompañar el trabajo que se lleva adelante en los centros. El primero es “Itinerario. Tomo II”, que reúne las distintas charlas de formación que se fueron brindando a lo largo de 2018. El otro libro se llama “Preguntando caminamos”, y fue redactado con la desgrabación de todas las presentaciones realizadas en el Encuentro Nacional de Formación que se realizó en septiembre de 2018.

En el Vaticano

El tema de las adicciones no es sólo una preocupación de la Iglesia Argentina. En Roma, el Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral organizó su primer encuentro internacional “Drogas y Adicciones: Un obstáculo para el Desarrollo Humano Integral”. El evento se realizó entre el 29 de noviembre y el 1 de diciembre de 2018 en la ciudad del Vaticano, convocando a personas de todo el mundo ligadas al tema de las adicciones. En este contexto, fueron invitados a participar Pablo Vidal, por su tarea en Cáritas Argentina, y el P. Charly Olivero por su trabajo en los centros.

Resulta grato pensar que ambos estuvieron muy cerca de Bergoglio cuando inició el primer Hogar de Cristo hace 11 años y ahora lo siguen acompañando en esta misma preocupación desde su rol de Sumo Pontífice.