El abrigo de la solidaridad

Hace unas semanas, cuando comenzó a arreciar la ola polar en gran parte de nuestro país, muchos nos vimos conmovidos por la enorme cantidad de personas que se encontraban en situación de calle, especialmente, en las grandes ciudades, donde esta dolorosa realidad se advierte en mayor número. Esto generó el “despertar” solidario de numerosos vecinos, que comenzaron a movilizarse por su cuenta y organizarse de manera espontánea.

La urgencia que reclamaba la gravedad de la situación, debido al riesgo de vida que implica para un ser humano permanecer y, sobre todo, pernoctar en condiciones tan precarias, incluyó rápidamente el tema en la agenda de los medios de comunicación y las redes sociales, que también cumplieron un rol importante, tanto para generar conciencia, como para difundir las diversas acciones que se estaban realizando y los lugares de atención y recepción.

Gracias a Dios, el clima extremo fue cediendo en intensidad y la temperatura se tornó menos rigurosa. En pocas horas, el #fríopolar dejó de ser tendencia en las redes y los medios de comunicación se concentraron en las nuevas noticias de actualidad. Pero las personas en situación de calle siguen allí y ya estaban antes de comenzar la emergencia climática.

Presencia todo el año

¿Qué hace Cáritas ante esta realidad? Trabajamos durante todo el año ofreciendo, especialmente, cercanía y contención, procurando dar respuestas concretas a las necesidades básicas que estos hermanos no pueden cubrir por sus propios medios. A nuestra labor se suma la que realizan numerosas organizaciones religiosas, civiles y organismos del Estado.

Ante la notoriedad que el tema generó en la opinión pública, nos parece un buen momento para escribir estas líneas con un triple propósito: agradecer a quienes, silenciosamente, suman su compromiso solidario con nuestra misión; describir, brevemente, algunas de las acciones que la Iglesia en Argentina lleva adelante en este sentido e invitar a quienes se sienten conmovidos con esta realidad y desean colaborar como voluntarios o como donantes.

 

Cáritas Diocesana Lomas de Zamora (Gran Buenos Aires)

Servicio de duchas y desayuno

Funciona los sábados de 10 a 12 en la sede diocesana (Rivera 279). Además de las duchas, Cáritas Lomas ofrece un desayuno y facilita artículos de higiene personal.

Se puede colaborar con toallas, artículos de limpieza y de higiene personal y alimentos para ofrecer en el desayuno, acercándolos a la Catedral de Lomas de Zamora (Sáenz 438), de lunes a viernes de 9 a 11:30 y de 16 a 19 horas o a la sede de Cáritas diocesana, los sábados de 10 a 12:30. Para sumarse como voluntario, escribir al mail catedral@ilomas.org.ar.

Cáritas Diocesana San Nicolás (Pcia. de Buenos Aires)

La Casita de Don Orione

Es un espacio para dar cobijo, aseo, cena, descanso y desayuno a personas sin techo y en situación de calle. Para hombres, funciona en Lamadrid 26, abre todos los días a partir de las 19:30. Para mujeres solas o con niños, se encuentra en Ameghino 556 durante todo el día. También pueden acercarse los martes a las 20:00 al comedor de la Parroquia María Madre de la Iglesia, ubicada en Olleros 163.

Para colaborar como voluntario o bien materialmente con las necesidades permanentes de la Casita se pueden contactar al teléfono 0336 – 4499080 y al correo electrónico caritassannicolas@hotmail.com

Cáritas Mar del Plata (Pcia. de Buenos Aires)

Hogar Nazaret

Ubicado en Balcarce 5036 (Mar del Plata), desde diciembre de 2007 brinda alojamiento, comida y la posibilidad de higienizarse a alrededor de 50/60 personas por día.

Para colaborar como voluntario o con donaciones de ropa de abrigo, frazadas, colchones, alimentos, artículos de limpieza y de higiene personal, pueden contactarse al (0223) 474-9795, de 18:00 a 8:00.

Cáritas Córdoba

Refugio Nocturno Paulo VI

Está ubicado en Corrientes 558 (Ciudad de Córdoba), cerca de la terminal de ómnibus, funciona de lunes a sábados y cuenta con pabellones para recibir mujeres y hombres. Abre sus puertas a partir de las 19.30 y ofrece cena, desayuno y servicio de baños para aseo personal.

El mail es refugionocturno@caritascordoba.org.ar y el teléfono es 0351 4241497.

Cáritas Paraná (Entre Ríos)

Hogar Nocturno para mujeres

Recientemente inaugurado, el espacio se acondicionó en la sede diocesana de Cáritas, en calle Rosario del Tala 641 y brinda asistencia a mujeres en situación de calle en horarios nocturnos. El Hogar es fruto del trabajo en conjunto con el Hogar de Cristo Ntra. Sra de Lourdes.

Para informarse más, colaborar con el Hogar o sumarse como voluntario, se puede consultar al Facebook de Cáritas Paraná: https://www.facebook.com/CaritasArquidiocesanaParana/

En numerosas parroquias del país

La Noche de la Caridad

Es una acción solidaria que sigue multiplicándose, sobre todo, en las ciudades más pobladas, donde los voluntarios parroquiales –sobre todo, grupos juveniles- se organizan para acercar cada día del año una vianda de comida caliente y un rato de escucha y compañía a personas que viven en la calle o que, estando bajo techo, no tienen los medios para cocinar por la precariedad de su vivienda o la falta de servicios. En Mar del Plata, por ejemplo, más de diez parroquias participan de la Noche de la Caridad de manera ininterrumpida desde 2001.

Campañas de tejido

Muchas voluntarias se reúnen en las Cáritas de sus parroquias o capillas y donan su tiempo y su arte con las agujas y la lana; algunas tejen escarpines y ropa para bebés, otras hacen cuadraditos de 10 cm x 10 cm y luego los unen para transformarlos en abrigadas mantas. El pasado 13 de julio las saludamos a través de nuestras redes sociales, en el Día Nacional de las Tejedoras. Un servicio silencioso que abriga el cuerpo y el alma.

Estos son solo algunos ejemplos de la enorme tarea que, de manera ininterrumpida, se lleva adelante. La Iglesia en Argentina sostiene paradores, comedores, hospitales, albergues, Hogares de Cristo donde reciben a jóvenes con problemas de adicciones, etc. La lista es extensa y variada, como variadas son las problemáticas de quienes viven en situación extrema de vulnerabilidad social.

Además, quienes están comprometidos desde hace años con las personas en situación de calle de su zona llegan a generar un valioso vínculo de cercanía con ellos: conocen su nombre y su historia, no solamente les llevan comida sino una torta para festejarles el cumpleaños, por ejemplo… Sentir que alguien se detiene a hablarles, a escucharlos, a brindarles una mano, es tan importante para ellos como contar con abrigo o un plato de comida. Como bien graficó un voluntario: “llevar la comida es una excusa, lo que importa realmente es la compañía, escucharlos, acompañarlos…”

Por eso, aquellas personas que deseen colaborar son siempre bienvenidas en las Cáritas de todo el país. Acercándose a la parroquia o capilla de su barrio, hablando con el grupo de Cáritas que allí funcione, podrán conocer las actividades que se realizan todo el año y ver de qué manera sumarse.