Cáritas junto a los inundados

En la madrugada del viernes 11 de octubre, intensas lluvias y fuertes ráfagas de viento azotaron a varias localidades en el suroeste del conurbano bonaerense. El temporal se extendió durante el fin de semana, provocando serias inundaciones y anegamientos, sobre todo en las diócesis de Gregorio de Laferrere, Lomas de Zamora y Quilmes, entre otras.

Una vez conocida la noticia y siguiendo el Protocolo que la organización aplica ante este tipo de hecho, el equipo de Ayuda Inmediata y Emergencia de Cáritas Argentina se puso en contacto con directores y referentes de Emergencias de las diócesis afectadas, para tomar conocimiento de la situación y saber en qué y cómo ayudar, para facilitar el trabajo de los voluntarios que recorrían las zonas inundadas.

En las localidades más afectadas, algunas familias llegaron a tener más de 1,5 de agua en sus hogares. Se estima en 5 mil la cantidad de evacuados y auto-evacuados y en unas 20 mil las personas damnificadas por la emergencia. Muchos encontraron refugio provisorio junto a familiares o bien en Casas de Encuentro, escuelas, parroquias y capillas que los albergaron; otros, sin embargo, prefirieron quedarse en sus casas y no abandonarlas por temor a los saqueos que, lamentablemente, proliferan en estas situaciones.

En estas líneas, vamos a compartir detalles de la labor que Cáritas realizó y continúa realizando junto a las familias alcanzadas la emergencia.

Cáritas Gregorio de Laferrere

En articulación con Desarrollo Social del Municipio, el domingo 13 de octubre se repartieron viandas y agua potable a distintas comunidades. El lunes 14, por ejemplo, se entregaron 7.600 viandas y botellas de agua, según informaron desde Cáritas Laferrere. Asimismo, se enviaron fondos desde Cáritas Nacional para ayudar a completar 700 viandas calientes para 5 comunidades afectadas, durante 4 días.

“Esta inundación fue mucho más grande que la de noviembre de 2018 –explican-, se abrieron 16 centros de evacuados; además, el agua llegó a zonas donde nunca antes había llegado. Desde el área de Servicio Social de Cáritas Laferrere se atendió a personas que se acercaban con diferentes necesidades”, agregan. “Todo el trabajo de estos días lo realiza el equipo diocesano, acompañados por el obispo, algunos sacerdotes y el equipo voluntario diocesano, parroquial y de capillas”, expresan.

(video: jóvenes voluntarios de Cáritas Laferrere ayudando a las familias inundadas, clic aquí)

Cáritas Quilmes

El equipo informa que “desde Cáritas Nacional se están enviando fondos para la compra de colchones y frazadas, dado que Cáritas Quilmes no contaba con más disponibilidad. En muchos casos, el agua llegó a superar el metro de altura y las pérdidas fueron totales: mobiliario, calzados, sábanas, toallas, etc. Las zonas más afectadas son Quilmes (a 30 cuadras de la sede diocesana), la ribera de Quilmes, Florencio Varela, los asentamientos ubicados cerca del arroyo (Pquia San Jorge y Barrio Km. 26) y las localidades de Gutiérrez, Hudson y Bosques”. Según el relevamiento realizado, las familias alcanzadas son alrededor de 300.

Cáritas Lomas de Zamora

“La zona más afectada es la de Esteban Echeverría (Tristán Suárez)”, explican. Cáritas trabaja articuladamente con el Municipio, la Cruz Roja y una fluida comunicación con las Casas de Encuentro. La directora diocesana expresa que “la solidaridad de los vecinos se pone de manifiesto de forma inmediata, con donaciones (panificados, por ej.). Por eso, en muchos casos, las donaciones que se reciben las enviamos a Laferrere, ya que están en una situación mucho peor”. Afirman, además, que “los centros de evacuados no son permanentes, porque las familias no quieren abandonar sus casas por temor a los robos. Están sin electricidad y no tienen cómo cocinar, por eso, los voluntarios les acercan viandas calientes”.

Cáritas Merlo-Moreno

Si bien hubo menos personas afectadas en relación a otros puntos del conurbano, “en la zona de Pontevedra fue particularmente grave la emergencia, muchas familias, no sólo necesitan colchones y frazadas sino también chapas, para algunas viviendas especialmente afectadas. Ahora que el agua está bajando, queda de manifiesto la precariedad de las viviendas que se encuentran en los asentamientos, donde en muchos casos, las ropas, colchones y frazadas quedaron totalmente inutilizados”, describen.

Con el correr de los días, las aguas comenzaron a ceder lentamente y, de la misma manera, la noticia fue desapareciendo de la agenda de los medios. Pero Cáritas sigue asistiendo a las familias porque la emergencia no termina, por el contrario, la dolorosa realidad de tantos hermanos inundados continúa y es necesario seguir acompañándolos en lo que llamamos la etapa del “Después”.

“La gente está volviendo a sus casas y se encuentran con una situación difícil”, describen desde el Área de Ayuda Inmediata de Cáritas Nacional, “mucha humedad por todas partes y las secuelas que dejó el agua: barro, suciedad, ropa mojada, enseres domésticos arruinados, la pérdida de documentación, fotografías, recuerdos, etc.”. Por eso, las Cáritas locales están tratando de asistirlos en esta etapa, con elementos de limpieza y desinfección, para que puedan habitar sus viviendas lo antes posible.

¡Gracias por colaborar!

No queremos cerrar esta nota sin dejar de agradecer la generosidad de tantos corazones solidarios que acercaron donaciones en especie a las Cáritas mencionadas y a quienes, desde todo el país, siguen colaborando en efectivo a través de nuestra cuenta corriente, habilitada para tal fin:

-Cuenta Corriente Banco Nación Nº 35869/51
Sucursal Plaza de Mayo 0085 / CBU 01105995-20000035869519
A nombre de: Cáritas Argentina Emergencia / CUIT 30-51731290-4

Otras formas de colaborar, con tarjeta de crédito y débito:
– Comunicarse al 0810 222 74827 (costo de una llamada local, de lunes a viernes de 9 a 17 horas)
– Ingresar al cupón habilitado para tal fin en el sitio de Cáritas: https://www.caritas.org.ar/donaciones-emergencia/