Cáritas sigue priorizando la ayuda a los más necesitados en este tiempo de pandemia

Cáritas sigue adaptando sus servicios y teje múltiples redes de contención para dar respuesta urgente a las consecuencias de la emergencia sanitaria.

La pandemia de Coronavirus, que se ha extendido por numerosos países desde el mes de diciembre, determinó que el 20 de marzo se estableciera el aislamiento social preventivo y obligatorio para contener su propagación en nuestro país. Esta medida, que indudablemente protege la vida de los ciudadanos, también genera efectos profundos en nuestra sociedad, algunos de los cuales deben ser atendidos con urgencia.

Desde las Cáritas de todo el país, que junto a más de 32.000 voluntarios trabajamos para dar respuesta a las problemáticas sociales de las comunidades excluidas y personas en distintas situaciones de pobreza, este nuevo escenario llevó a una profunda reformulación en la manera de brindar nuestros servicios. Las necesidades más urgentes de muchos hermanos no pueden esperar una cuarentena y hay que actuar rápido, cuidando siempre nuestra misión, la vida de las personas que se acercan a nuestros centros y la de los voluntarios que los reciben.

En ese contexto, sin dejar de atender a la ayuda inmediata que cotidianamente brindamos, estamos llevando adelante estrategias de trabajo para atender al menos tres grandes necesidades que hoy se nos presentan con urgencia:

  1. Fortalecer los servicios alimentarios y la asistencia de las personas en situación de calle. Estamos trabajando en la adaptación de esta ayuda inmediata que brindamos a través de comedores, merenderos y puestos móviles para situaciones de calle.
  2. Tratar de garantizar el acceso a los ingresos ciudadanos por emergencia que reciben las familias. En este momento, en que las posibilidades de trabajo informal están cerradas, es vital que los grupos familiares cuenten con dinero para la compra de alimentos y artículos de limpieza que permitan su subsistencia.
  3. Apoyar a los sistemas de salud desde donde podamos. Desde las condiciones y el sentido del trabajo que realiza Cáritas, estamos acompañando la labor del Estado, apoyando y fortaleciendo dispositivos de aislamiento para los más vulnerables.

Redes fraternas en todo el país

En función de estas prioridades, estamos trabajando en muchos planos simultáneamente, articulando siempre las acciones con muchos sectores de la sociedad, para potenciar el alcance de nuestras acciones:

– Con las Cáritas que están desplegando ayuda inmediata en el territorio estamos consensuando criterios y procedimientos comunes. Al tiempo que las acompañamos coordinando las múltiples necesidades materiales y humanas que van teniendo, animando, convocando y capacitando a los equipos de trabajo, proveyendo también artículos para el cuidado de la vida de los voluntarios.

– Con las asociaciones civiles, empresas y donantes particulares estamos uniendo voluntades para desarrollar los fondos necesarios, conseguir alimentos, artículos de higiene, insumos y logística para la distribución.

– Con distintos organismos del Estado, tanto a nivel nacional, como provinciales y municipales, con el fin de acompañar, desde lo que está a nuestro alcance, las iniciativas sanitarias y de distribución de alimentos. En este sentido, Cáritas ha puesto a disposición el apoyo que pueda dar, desde su estructura también para la implementación de espacios de cuarentena y para el cuidado de infectados leves.

Para seguir colaborando

Seguimos recibiendo donaciones que se pueden realizar desde cualquier lugar del país, a través del cupón alojado en nuestra página web, en el link:

https://www.caritas.org.ar/emergencia

O bien, a través de la cuenta bancaria habilitada para tal fin:

Cuenta Corriente Banco Nación Nº 35869/51

Sucursal Plaza de Mayo 0085

CBU 01105995-20000035869519

Queremos finalmente hacer nuestro llamado a la esperanza. Monseñor Carlos Tissera, Obispo de Quilmes y Presidente de Cáritas Argentina, expresó que “quiera Dios bendecirnos como pueblo y mover nuestros corazones para ser generosos con los hermanos que más sufren. Que veamos el rostro de Cristo en cada necesitado o enfermo. Y que proteja a todos los que curan,  trabajan y cuidan en la pandemia”.