La fiesta de la solidaridad

Mucho más que una colecta

El 9 y 10 de junio pasado se realizó en todo el país la Colecta Anual de Cáritas. Haciéndose eco del lema de este año: “La solidaridad empieza por dar”, miles de voluntarias y voluntarios inundaron las calles, las plazas y los espacios públicos, invitando a toda la sociedad a comprometerse de manera concreta con quienes están padeciendo más fuertemente los tiempos difíciles que vivimos.

Los equipos de Colecta de las Cáritas parroquiales y diocesanas desplegaron toda su creatividad y entusiasmo, organizando diferentes eventos culturales, recreativos, deportivos y otras acciones de difusión, para darle mayor visibilidad y participación a este gesto solidario en favor de los más necesitados. En esta nota, compartiremos algunas de las innumerables iniciativas que fueron el marco ideal para esta fiesta de la solidaridad que se vivió en cada rincón del país.

La solidaridad copó las calles

El desafío de ser una “Iglesia en salida” se vive de manera especial en tiempos de Colecta. Por eso, Cáritas San Nicolás recorrió nuevamente las calles de la ciudad con su Caravana y Cáritas Bariloche invitó a toda la comunidad a participar de su Caminata Solidaria. Cáritas Jujuy, por ejemplo, realizó su tradicional “Movida de Colecta” en la peatonal Belgrano, con ballets y grupos folclóricos; Cáritas Buenos Aires, por segundo año consecutivo, llevó la Colecta a dos concurridos espacios verdes de la ciudad: Plaza San Martín y Parque Centenario.

Por su parte, Cáritas Salta y Cáritas Iguazú, entre otras, organizaron festivales con la generosa participación de artistas locales que, a través de la música y la danza, compartieron su talento con todos los presentes. Mientras que Cáritas Merlo-Moreno, como ya es habitual, duplicó su energía y estuvo presente en puntos céntricos de ambas localidades, con stands, música, baile y mucha alegría. Y a pesar de las bajas temperaturas propias de esta época del año, cientos de voluntarios y voluntarias de todas las edades, identificados con sus pecheras y urnas, se ubicaron en lugares estratégicos (supermercados, centros comerciales, shoppings, bancos, avenidas, semáforos, etc.) para invitar a transeúntes y automovilistas a sumar su colaboración.

Los jóvenes de Cáritas y su SÍ a la vida

La Colecta fue, para muchos jóvenes, una ocasión ideal para manifestar públicamente su defensa por la vida. Así lo hicieron, entre otros, los jóvenes de Confirmación de la Capilla San Martín de Porres de La Rioja y los voluntarios de Cáritas Cristo Rey de Caucete, San Juan. Sus testimonios nos llenan de orgullo y de esperanza.

Además, a los jóvenes voluntarios parroquiales y diocesanos se sumaron integrantes de otras pastorales, asociaciones, instituciones y grupos que se sintieron parte de la convocatoria porque, como solemos decir: Cáritas somos todos. Pastoral Juvenil en Bahía Blanca, los Scouts en San Isidro y en Mercedes-Luján, los becados universitarios del Plan Emaús de Cáritas San Rafael, los alumnos del Colegio Pío XII en Gualeguaychú y del Colegio Marcos Juárez de Villa María, por citar algunos ejemplos, participaron activamente de la campaña.

2018: la Colecta de los personajes

Más allá de la alegría contagiosa y el compromiso creciente de los voluntarios, la Colecta de este año se caracterizó especialmente por la presencia de algunos “personajes”, tan ocurrentes como divertidos, que se sumaron a las ya tradicionales “urnas vivientes” que ya son parte infaltable de la campaña. Justamente, dos de estas urnas irrumpieron en la conferencia de prensa de Cáritas Prelatura Esquel, bailando y repartiendo sobres de Colecta a los sorprendidos periodistas, que no pudieron ocultar la risa al verlas. También dijeron presente las urnas vivientes en Margarita (Cáritas Reconquista), Cáritas Mar del Plata, Río Cuarto y Salta, entre otras.

Mientras tanto, con su cabeza de gomaespuma y un ojo tapado, se presentó en sociedad el Venado Tuerto de Cáritas Venado Tuerto que, junto a su compañera, la Llama Jujeña, se sumaron a la colecta casa por casa, urna en mano y con la correspondiente pechera. Por su parte, Cáritas Gualeguaychú le dio vida a los 3 voluntarios que aparecen dibujados en la cartilla de capacitación de la Colecta. Asimismo, diversos personajes populares infantiles también acompañaron la animación por las calles, para alegría de los más chiquitos: los Angry Birds en Paraná, Peppa Pig en Santa Ana de Guaymallén, Mendoza, el ratón Mickey en Punta Lara, La Plata y hasta un espigado Messi se sumó a Cáritas Santiago del Estero, en la Plaza Libertad.

¡Nuevamente, gracias a todos!

Es imposible nombrarlos a todos, pero en estas líneas queremos reflejar el reconocimiento y la gratitud hacia cada uno de los voluntarios que dieron lo mejor de sí por los frutos de esta Colecta. Frutos que van más allá de los resultados numéricos que conoceremos en agosto. Porque la Colecta nos permite compartir con toda la sociedad, la misión que llevamos adelante y la alegría de ser parte de Cáritas, sabiendo que LA SOLIDARIDAD EMPIEZA POR DAR.

Mirá las fotos haciendo clic [ Aquí ]

 

        

     

 

Acciones sobre Migración y Refugio

Compartiendo el viaje

Motivados por el fenómeno de la migración que afecta a casi todos los países y se ha instalado en el centro de un debate mundial, Cáritas Internationalis inició el año pasado una Campaña de Migración de alcance global llamada Compartiendo el viaje, que se desarrollará hasta mayo de 2019.

Aunque el problema no se manifiesta de la misma manera en todas partes, se ha registrado un fuerte aumento en la intolerancia y los abusos hacia los migrantes y refugiados en las sociedades de hoy. Caritas cree que, mediante una campaña mundial que promueva un ambiente propicio en comunidades inclusivas a través del “encuentro con el otro”, será posible desafiar el estigma social y político que sufren los emigrantes forzosos.

En la Argentina, la Comisión Episcopal de la Pastoral de Migrantes e Itinerantes y Cáritas Argentina se unieron para difundir esta campaña que tiene numerosas actividades por todo nuestro planeta y que se comparten con el hashtag: #sharejourney

Congreso en Brasil

Días previos a la importante Semana de Acción Global (17 al 24 de junio) se realizó en Brasilia, entre el 12 y 14 de junio el Congreso “Caminos para una cultura del encuentro”, con tres jornadas de diálogo, ponencias y reflexión sobre migración y refugio, realizadas por Caritas Brasil en el Centro Cultural de Brasilia.

El evento, que congregó a representantes de Brasil, América Latina,  Caritas Internacional y organizaciones de la sociedad civil, concluyó señalando la bendición de contar con una reflexión para la acción eclesial, orientada por los cuatro verbos propuestos por el Papa Francisco para Acoger, Proteger, Promover e Integrar a los pueblos que emigran en el mundo.

Luego de tres días de intenso trabajo, iluminados por la reflexión y el testimonio del Presidente de Caritas Internacional, Cardenal Luis A. Tagle, de ponencias de la Conferencia Episcopal brasileña, organizaciones de la sociedad civil, de colectivos de emigrantes que residen en Brasil y de representantes de Caritas América Latina y Caritas Internacional,  el seminario cerró con el envío de una carta titulada “Podemos y debemos alimentar nuestra esperanza con los emigrantes y refugiados. Una cultura del encuentro, incluye el encuentro de  las culturas”.

La misiva recuerda que “la presencia de migrantes y refugiados entre nosotros es una valiosa oportunidad para el desarrollo de nuestra cultura y de relaciones  interculturales y religiosas” y sostiene que “comprendemos el contexto migratorio global y regional destacando el estado de una crisis migratoria que requiere de un trabajo articulado, ágil y oportuno de todas las organizaciones: iglesia, sociedad civil, Estados y organismos internacionales”.

El texto denuncia también “la criminalización de las migraciones, la xenofobia, racismo y las múltiples violaciones a los derechos humanos de migrantes y refugiados, incluido el tráfico de personas y el trabajo esclavo” y exhorta a los Estados, Iglesias y la sociedad civil  a continuar las reflexiones interculturales e interreligiosas sobre el fenómeno migratorio que afecta a América Latina,  generando análisis de contextos que permitan comprender y abordar sus causas y tendencias y permitan respuestas coordinadas entre todos los actores. 

Semana de Acción Global y Día del refugiado

Entre las actividades realizadas del 17 al 24 de junio se vivió en todo el mundo la Semana de Acción Global, con acciones de distinto tipo a fin de instalar el tema en la sociedad.

En esa semana, el 20 de junio fue precisamente el Día Mundial del Refugiado, por lo que Cáritas y el Papa Francisco invitaron a realizar una “Comida Compartida” con emigrantes y refugiados a fin de sentarnos en torno a una mesa, compartir una comida y escuchar sus historias.

En Argentina, por mencionar un ejemplo, Cáritas Mendoza junto a Pastoral Migratoria e Itinerante de la Arquidiócesis de Mendoza, realizaron una jornada junto a Migrantes. En ella, después de una bienvenida fraterna, compartieron historias de vida, tuvieron un almuerzo y pasaron una tarde de fraternidad, demostrando que lo importante es derribar fronteras y sentirnos todos parte de un mismo mundo.

 

    

     

 

Cáritas San Francisco

Un centro integral al servicio

de las familias

No muy lejos del centro de San Francisco, provincia de Córdoba, el conocido Barrio Parque contrasta con la pujante ciudad por su contexto de vulnerabilidad social. En esta realidad, tan extendida en nuestro país, funciona el Comedor de la Virgencita, un espacio que nació hace 25 años por iniciativa de la Asociación Civil del mismo nombre, que en 2003 se unió a Cáritas San Francisco para trabajar juntos en red.

El importante servicio que brinda el Comedor de la Virgencita trascendió las fronteras diocesanas, cuando las historias de vida de sus voluntarios animaron la Colecta de 2014, año en el que Cáritas San Francisco fue la comunidad signo. En aquel entonces, además del Espacio Educativo Emaús, del Merendero y de otras iniciativas inclusivas, se destacaba la creación, en 2012, de un pequeño centro de reciclado de papeles con la finalidad de brindar oportunidades económicas y laborales a las mamás del Comedor.

Desde entonces, el Comedor de la Virgencita no dejó de crecer: el centro de reciclado está a punto de transformarse en cooperativa, se ampliaron las instalaciones con un galpón de 300 m2, se constituyó un Hogar de Cristo para los jóvenes con problemas de adicciones y se planea que la cooperativa pueda convertirse en salida laboral para estos jóvenes.

Emilio Amé, Director de Cáritas San Francisco, nos brinda un interesante testimonio sobre la historia del centro y su proceso de integración a las necesidades del barrio.

Espacio educativo

“La Asociación Civil El Comedor de la Virgencita –recuerda Emilio- nació hace 25 años y con ellos hicimos un acuerdo y empezamos a trabajar en conjunto con el Plan Educativo Emaús, que ya está cumpliendo 10 años. Un Emaús con todos los componentes: mochileros, becados terciarios y ahora primera infancia. A medida que se fueron sumando más, nosotros fuimos creciendo y eso nos fue abriendo las puertas en el barrio”.

“También damos merienda, pero –aclara- el foco no está en darles de comer, sino en todo lo demás. Por eso tenemos un profesor de inglés, de educación física, de arte y tenemos murga. Siempre vamos buscando voluntarios en las distintas tareas que van surgiendo”.

Cooperativa de trabajo y acompañamiento de adictos

“En 2012 –prosigue Emilio- empezamos a acompañar a unas mamás del Comedor de la Virgencita con la iniciativa de reciclado de papel, que fue testimonio de Colecta en 2014 con Eva y Gisela. Desde Cáritas conseguimos la prensa, carros y elevadores y venimos trabajando, acompañando una cultura de responsabilidad en el trabajo para que ellos vayan creciendo en su persona”.

(Ver testimonio de Eva en 2014 - Aquí - )

“Este año –destaca- esperamos tener el CUIT de la Cooperativa para empezar a facturar y generar un marco que sea sostenible en el tiempo o para generar alguna otra actividad para hacerla crecer, como reciclar vidrio, acero, madera y similares”.

(Ver nota del diario El Periódico - Aquí - )

“Desde el 15 de enero –añade- sumamos el Hogar de Cristo, que es un centro de día para acompañamiento de adictos. Es una de las pobrezas más grandes que tenemos en la comunidad. Los acompañamos y, despacito, empezamos a invitar a los jóvenes a ir viendo qué quieren hacer. De ellos mismos nace la idea de ayudar en la cooperativa, la cual se convierte en una salida laboral que les genera un ingreso y facilita su reinserción a la sociedad y al mundo del trabajo”.

(Ver nota del diario La Voz - Aquí - )

Un centro integral

Emilio ejemplifica cómo se brindan las respuestas integrales: “Supongamos que viene un niño al espacio educativo. Si viene solo empezamos a ver por qué no lo trae la madre. Vamos a la casa, conocemos su casa y conocemos a los padres. Si los padres trabajan, recibimos al niño, pero si el padre o la madre no trabajan los invitamos a que vengan. Hablamos con ellos, escuchamos cuál es la problemática que tienen y vemos por dónde podemos acompañarlos. Si tienen problemas de trabajo, los invitamos a la Cooperativa, si tienen problemas de adicción, los invitamos al Hogar y con el tiempo pueden terminar trabajando en la Cooperativa. Se trata de lograr un Centro que tiene la integralidad de la persona y buscar responder a las distintas aristas de las pobrezas que tienen las personas”.

Y propone un ejemplo real: “vienen mamá y papá al Hogar, los 2 adictos y con 3 hijos chicos. Entonces empezamos: vamos a buscar a los chicos, los escolarizamos, les hacemos DNI, controles médicos, conseguimos algún voluntario que los lleve y los traiga a la escuela, los acompañamos con el apoyo escolar de nuestro Centro. De este modo, vamos promocionando a la familia en su conjunto, ya no sólo al chico por Emaús, o al que tiene algún problema por adicción con el Hogar, o al que le falta trabajo con la Cooperativa, sino que buscamos la familia y trabajamos sobre ella, buscando promocionar el valor que tiene en sí misma”.

Emilio y sus compañeros de Cáritas San Francisco entienden que aún “hay mucho por hacer, tratando siempre de llevar dignidad y mostrando que todo nos importa. En el centro hay unos 10 voluntarios, pero además trabajamos en red: tenemos un acuerdo con una universidad, por lo que casi 60 estudiantes de psicopedagogía vienen a hacer actividades de lunes a viernes. También vamos proponiendo iniciativas a medida que vamos encontrando chicos que quieran hacer cosas: tenemos unos jóvenes becados en un club de natación, a una niña que mide 1,80 m (tiene 12 años) le conseguimos una beca para el básquet, es decir, vamos viendo lo que les gusta hacer y ahí gestionamos el vínculo con otra institución para trabajar en conjunto”.

“Esto –destaca Emilio- no es solo Cáritas, sino con la Asociación Civil Comedor de la Virgencita. Cada uno tiene su responsabilidad y sus funciones, pero uno sin el otro no existen”. Emilio afirma que “hay que animarse. Cuando lo planificábamos en algún momento, nunca pensamos que íbamos a llegar a tener todas estas cosas juntas, que se está haciendo realidad lo que soñamos hace tiempo. Y bueno, si se puede soñar se puede hacer”, concluye.

 

       

     

 

 

Frente al frío, el calor de la solidaridad

Por su extensión y ubicación en el hemisferio sur, Argentina se destaca por la variedad climática de cada región, tan particular y diferente a las demás. Sin embargo, durante la época invernal, el frío polar arrecia y alcanza a todos los rincones del país con severas consecuencias, especialmente, para quienes se encuentran en situación de calle o viviendo en condiciones precarias. Conocedores de esta realidad que se repite cada año, las Cáritas parroquiales y diocesanas se anticipan, organizando acciones concretas e intensificando otras que ya desarrollan durante todo el año en las comunidades más desprotegidas. A modo de síntesis, compartimos algunos ejemplos.

Noche de la Caridad

Es una acción solidaria que realizan voluntarios parroquiales y diocesanos, en numerosos puntos del país. Elaboran y acercan cada día del año una vianda de comida caliente y ofrecen un rato de escucha y contención a hermanos que se encuentran en situación de calle o que, aun estando bajo techo, no tienen los medios para cocinar por la precariedad de su vivienda o la falta de servicios.

Hogares y Refugios Nocturnos

La dolorosa realidad de quienes se encuentran en situación de calle alcanza a personas de todas las edades y se verifica, especialmente, en las grandes ciudades. Para paliar esta situación y en la medida de sus posibilidades, varias Cáritas diocesanas llevan adelante Hogares y Refugios para dar cobijo y contención a quienes tanto lo necesitan. Algunas de estas iniciativas cuentan con muchos años de trabajo y compromiso y otras se han ido sumando más recientemente, en función de las necesidades y urgencias locales.

En Cáritas Córdoba, por ejemplo, el Refugio Nocturno Pablo VI funciona desde hace más de 3 décadas y recibe a personas provenientes de otras localidades, provincias o países que llegan a Córdoba por razones de salud, búsqueda de trabajo o trámites y no tienen dónde alojarse. Reciben anualmente a más de 4.700 personas, brindándoles albergue nocturno, desayuno, almuerzo y cena; también ofrecen albergue vespertino a personas con problemas de salud.

Más información [ Clic aquí ] -  Para colaborar [ Clic aquí ]

En Cáritas  Quilmes (Gran Buenos Aires), comenzó a funcionar en abril de este año el Hogar-Refugio “Jorge Novak, amigo de los pobres”. Recibe a hombres mayores de 18 años que se encuentren en situación de calle. Allí pueden bañarse, higienizarse, cenar y dormir en un espacio limpio y acogedor. En la mañana siguiente pueden desayunar y luego partir a hacer su vida cotidiana y, por la noche, volver al Hogar-Refugio.

Más información [ Clic aquí ] - Para colaborar: Cáritas Quilmes (011) 4280-4661, martes a jueves de 8.30 a 12.30.

Cáritas Mar del Plata y La Noche de la Caridad llevan adelante, desde diciembre de 2007, el Hogar Nazaret. Recibe a personas en situación de calle, que encuentran allí la posibilidad de pasar la noche bajo techo, merendar, ducharse, cambiar su ropa, cenar y descansar.

Más información [ Clic aquí ] - Para colaborar [ Clic aquí ]

En Cáritas Buenos Aires funcionan hogares para hombres adultos en situación de calle. Se les brinda alojamiento y atención individualizada, con foco en la recuperación de la salud, el fortalecimiento de lazos afectivos y de pertenencia social.

Más información [ Clic aquí ] - Para colaborar [ Clic aquí ]

Cáritas San Nicolás (Buenos Aires) acompaña a la Parroquia María Madre de la Iglesia para llevar adelante la Casita de Don Orione. Inaugurada en diciembre de 2016, es un Hogar de Noche que, todos los días del año brinda cobijo, aseo, cena, descanso y desayuno a personas en situación de calle y sin techo.

Más información [ Clic aquí ] - Para colaborar: por correo a caritassannicolas@hotmail.com o al teléfono 0336–4499080

En Cáritas Rafaela (Santa Fe) funciona el Hogar Nazareth, que hospeda y brinda alimento a personas que llegan a la ciudad para realizar tratamientos médicos, cuidados neonatológicos o bien para acompañar a familiares que se encuentran internados. El Hogar está muy cerca del hospital, cuenta con 17 camas, brinda ropa blanca, elementos para cocinar y recibe alrededor de 500 personas por año.

Más información [ Clic aquí ] - Para colaborar: (03492) 50-5754, los lunes, miércoles y viernes de 9 a 12 horas.

Campañas de tejido, confección y donación de frazadas

Las personas solidarias suele tener el corazón inquieto… y las manos también. Cada año, los voluntarios se adelantan a los primeros fríos del invierno y organizan diversas acciones, como Cáritas Santuario Villa Cura Brochero (Cruz del Eje, Córdoba), cuyas voluntarias están “tejiendo mantas de amor para nuestros hermanos”; o las alumnas del Taller de Costura y Reciclaje en Tela de Cáritas San Nicolás (Buenos Aires), que acercaron las frazadas confeccionadas por ellas  mismas a las familias del Barrio 12 de Marzo.

Si se trata de tejer con amor, nadie le gana a las abuelas y, como ejemplo, están las voluntarias del colegio Santa Lucía (Florencio Varela, Quilmes), que realizaron mantas para el Hogar Refugio Jorge Novak. Del mismo modo, Cáritas Vicaría Devoto (Buenos Aires) realizó recientemente una “Jornada Solidaria de Tejido”, invitando a toda la comunidad a participar y Cáritas Santa Rosa (La Pampa), junto a la Congregación de Religiosas de Santa Ana realizó mantas a partir de las donaciones de retazos y lanas recibidas.

Son muchas las necesidades, pero también son muchas las manos laboriosas y los corazones comprometidos con el sufrimiento del hermano. Hombres y mujeres que, con su entrega alegre y silenciosa, hacen carne el lema de la reciente Colecta Anual: “La solidaridad empieza por dar”. Que estos testimonios nos impulsen a sumar nuestro granito de arena, porque todos tenemos algo para ofrecer a los demás.