Michelle tiene 12 años, tarda dos horas para llegar a la escuela y necesita útiles

Michelle Ríos vive con sus papás, en el barrio Mendieta, en las afueras de la ciudad de Concordia, Entre Ríos. Tiene 12 años y su sueño es ser abogada. Sus papás no tienen trabajo y no le pueden comprar lo básico para que vaya a la secundaria. “Mi deseo es terminar los estudios y que nunca me falte nada para la escuela”, dice.
La casilla en la que vive está hecha de paredes de madera fina, el techo está cubierto con lijas y bolsas de plástico para que no entre el agua. Tienen luz y agua. El baño está adentro pero es de madera y necesitan cambiarlo. No tienen Internet y solo pueden estar comunicados cuando consiguen plata para cargar el único celular de la casa, el de su mamá.
El 2020 fue un año especialmente difícil para todas las familias de la zona. Desde Cáritas Concordia estuvieron asistiendo con bolsones de alimento, ropa y materiales de construcción al barrio porque la emergencia fue enorme.

“Ella lo que más necesita es un celular para poder hacer la tarea, y una bicicleta o una moto para poder llegar hasta la escuela”, explica Carlos, su papá.
Cuando Silvia habla de su hija se le ilumina la cara. “Michelle es muy buena, muy linda. Si tiene un pedacito de pan te lo va a compartir. Yo solo quiero que ella estudie y que no tenga que trabajar. Para mí sería un orgullo que ella termine la secundaria”, dice para reforzar la idea de que ese es un sueño compartido.

Las personas que quieran ayudar a Michelle con útiles escolares, una bicicleta o a mejorar su casa o fortalecer el trabajo de Cáritas en Concordia pueden donar acá.

OTRAS FORMAS DE DONAR

Mercado Pago
Si prefiere donar a través de Mercado Pago ingrese aquí